De acuerdo con una encuesta realizada, el 60 % de los profesionales valora el liderazgo como el principal atributo de sus superiores. El liderazgo es la habilidad gerencial o directiva por excelencia y consiste en la capacidad para influir en un grupo determinado de personas, haciendo que el equipo trabaje con entusiasmo en el logro de metas y objetivos.

Aunque es probable que vivir una cultura empresarial bien definida no sea prioridad en las Pymes, cada vez más organizaciones de este tipo se preocupan por identificar y potenciar el liderazgo; y muchos comportamientos que antes se implementaban sólo en las grandes empresas hoy pueden ser perfectamente adaptados a las pequeñas y medianas organizaciones.

La gran diferencia del líder de una Pyme con respecto a su par de las grandes ligas es que, en la mayoría de los casos, es el mismo dueño quien encabeza todos los cambios. Es decir, de él y de su ejemplo dependen que sea exitosa la definición de la estrategia de negocios, un cambio de metas, la adaptación a mercados nuevos o simplemente un ajuste en el funcionamiento de los procesos productivos.

Algunos consejos que te ayudarán a ser un buen líder:

1. Define tus metas y las de la empresa. Haz un plan factible y explica a tus empleados por qué la meta o el plan son necesarios.
2. Administra y asigna los recursos.
3. Haz que tu equipo de trabajo conozca lo que esperas de cada uno en tu empresa. Expresa aceptación y reconocimiento por las contribuciones de tu gente.
4. Evalúa constantemente los resultados.
5. Descubre lo que quieren tus empleados. Piensa: ¿Qué los motiva, qué necesitan?
6. Identifica lo que tus empleados esperan de ti. Escucha a tu gente, consúltalos y presta atención a su retroalimentación.
7. Recuerda que debes ser un modelo para tus empleados. Sé el ejemplo y actúa siempre como quieres que ellos actúen.
8. Motiva a tus empleados, es parte de tu responsabilidad. Crea espíritu de equipo y reconcilia los desacuerdos.
9. Proporciona la información necesaria en tu empresa. Facilita la comunicación con tu grupo y entre ellos, ésto favorece que la gente se acerque a ti. Ten en mente que la retroalimentación que te den tus empleados es una de las herramientas más valiosas para ser un buen líder.
10. Aprende a delegar y acepta ayuda externa si es necesario.

Ten en cuenta que las empresas son el reflejo de quienes las dirigen y funcionan y crecen gracias a su liderazgo. Es imprescindible que los empresarios, aun los de las Pymes más pequeñas, se conviertan en buenos líderes en beneficio de su propia organización.

Frases que un buen líder NO debe decir a su equipo:

  • “No tengo tiempo para esto”
  • “Si no te parece, la puerta está abierta”
  •  “Porque así lo digo yo, y punto”
  • “Siento interrumpir tus vacaciones, pero necesito que hagas esto”
  • “A ver cómo lo resuelves, pero lo quiero ya”
  • “Los problemas personales me los dejas en casa, aquí no”
  • “Siempre lo hemos hecho de esta forma, trata de acoplarte”
  • “¡No te pago para pensar, trabaja!”
  • “Eres muy afortunado por recibir este bono. Otras compañías…”
  • “No haces nada bien”
  • “Comenzaré a buscar quién te supla”
  • “No quiero verte en tus redes sociales, aquí vienes a trabajar”
  • “¿Quién te dio permiso para hacer ésto?
  • “No vengas con problemas, trae soluciones.

Con toda esta información, podrás guiar a tu equipo de una forma eficiente y con ello mejorar el desempeño de tu empresa.

Fuentes: soyentrepreneur.com y altonivel.com.mx