Un mesero, camarero o mozo eficiente va más allá  que un simple “tomador de la orden.” De hecho él o ella pueden aumentar las ganancias de tu restaurante o negocio de comida.
Gran parte de su servicio es aconsejar a los clientes y garantizar que salgan del restaurante con una experiencia agradable que los haga regresar.
Por eso te presentamos estos consejos para desarrollar un gran servicio en el que tus meseros tienen mucho que ver.

• Contrata a los solicitantes que tienen el potencial de ser serviciales y buenos vendedores. Puedes elegir a los candidatos que son amistosos, agradables, con chispa  y persuasivos, eso sí, sin perder la seriedad que el puesto requiere.
• Los meseros deben conocer cada plato del menú de tu restaurante,  incluyendo sus ingredientes y el método de preparación. Crea degustaciones de los principales platos con tus empleados. Los meseros que han probado el menú son capaces de resolver las dudas de los clientes , hacer sugerencias y sobre todo aumentar las ventas.
• Si un cliente pregunta qué es lo más rico del  menú, el mesero debe ser capaz de dar algunas recomendaciones personales. Los clientes no quieren escuchar el clásico “todo está muy bueno”.
• Enseñe a los meseros a usar un lenguaje optimista que anime a los clientes a completar su orden. Por ejemplo, “Permítame sugerirle una copa de Chardonnay, ¿O quizás le gustaría probar uno de nuestros vinos de la casa?”
• Muestra lo que tienes. Por ejemplo, monta una bandeja con tus postres y llévalos hasta las mesas. Es mucho más difícil que los clientes rechacen un postre una vez que lo tienen enfrente.
• Considera en tu negocio de comida un programa semanal de incentivos para el mesero que más venda algún plato en específico.
• Crea estándares en el servicio, que identifiquen a tu negocio de comida con un servicio de primera clase desde el saludo hasta la despedida. Al tratar bien a los clientes, mejorará su experiencia gastronómica y aumentarán las posibilidades de que ellos regresen.
• Los meseros deben ser capaces de interpretar las señales de los clientes. Por ejemplo, si los clientes no muestran interés en la sugerencia de un plato de carne, el mesero debe  acortar la descripción y en su lugar enfatizar el pescado del día.
• Anime a los meseros a hacer preguntas a los clientes para ayudarles a elegir el plato que más le convenga. Los meseros pueden  conocer las preferencias del cliente que facilitan el proceso de decisión.
• Nunca ponga a la venta por encima de las necesidades de los clientes. Es tan importante saber cuándo vender como cuándo dejar de vender.
• A muchos clientes les gusta ser reconocidos cuando visitan el mismo establecimiento. Un mesero exitoso debe reconocer el valor de una buena memoria, recordando los clientes habituales, lo que les gusta beber o cómo prefieren ser atendidos.

Fuentes: menuspararestaurantes.com . Ehowenespanol.com