Las personas que tienen una alta motivación suelen rendir más en sus trabajos, aprovechan mejor el tiempo y alcanzan con mayor facilidad los objetivos marcados por la empresa. Esto supone un claro beneficio tanto para la empresa como para el propio empleado.

No negaremos lo evidente: el dinero es importante. Es lo que nos motiva a acudir cada día a nuestro lugar de trabajo. Con el salario cubrimos gran parte de las necesidades básicas como alimento, ropa, ocio, etc. No se trata de que deban desaparecer las compensaciones económicas. Pero no se pueden convertir en el único método empleado para motivar al personal.

Por este motivo te traemos algunas formas no económicas de motivar a tus empleados:

  • Dedica tiempo a tus trabajadores: El hecho de que te tomes el tiempo para escuchar a tus empleados es un gran motivador para los que pudieron haberse sentido menospreciados anteriormente. También te permitirá saber qué otros estímulos pueden estar necesitando, por ejemplo: tiempo libre, horarios flexibles, reconocimiento, dinero, etc.
  • Proporciona feedback: (retroalimentación, información del proceso) Permite que tus empleados conozcan el resultado de su trabajo y tu opinión sobre el mismo.
  •  Crea un Plan de Acción: Después de haber hablado y escuchado a tus empleados, siéntate con ellos y proyecten juntos un plan para el éxito. Participa en conversaciones individuales con cada miembro de tu equipo, dándole a cada persona un objetivo claro y una expectativa de rendimiento. En el trabajo, todas las personas prefieren objetivos claros en lugar de generalidades. Si tu empleado no tiene las cosas en claro sobre tus expectativas, gastará más tiempo imaginando qué es lo que tú quieres en lugar de hacerlo.
  • Celebra los éxitos: Compartir los éxitos alcanzados, al igual que agradecer el trabajo realizado a todos los miembros del equipo es parte importante de la motivación, porque les permite a tus empleados sentirse parte de la empresa y luchar por seguir obteniendo resultados extraordinarios.
  • Flexibilidad en el horario. Una opción es reducir el tiempo dedicado para la comida a fin de poder adelantar la hora de salida o trabajar más horas durante la semana, para poder tener a cambio el viernes por la tarde libre. De esta manera, se aumenta la calidad de vida de los trabajadores y se facilita la conciliación personal, laboral y familiar. Además, durante el período estival es recomendable establecer la jornada intensiva para que los empleados puedan disfrutar de mayor tiempo de ocio.
  • Elección de días libres y vacaciones. Esta medida puede ser muy positiva para facilitar la conciliación familiar y laboral al posibilitar por ejemplo que tus empleados que tengan hijos puedan seleccionar días de vacaciones coincidiendo con las vacaciones escolares. Establecer un equilibrio entre el trabajo y el ocio es esencial para crear un ambiente laboral positivo.
  • Reconocer los logros. Reconocer cuando alguien realiza un buen trabajo no cuesta nada y puede significar mucho. Hará que el empleado sienta que su esfuerzo merece la pena, que es parte importante de la empresa y servirá para que continué trabajando para ayudar al éxito de la compañía.
  • Buen ambiente. Es importante que se dé un clima de colaboración y confianza en el trabajo. Por ello, hay que cuidar el ambiente y fomentar la relajación. Se debe ser amable con todo el mundo. Si hay que recriminar a un empleado se debe hacer en privado y si hay que reconocer su labor, mejor en público.
  • Parte de la empresa. Incrementar el sentimiento de pertenencia a la compañía favorece el buen clima laboral, fomenta la productividad y la consecución de objetivos. El hecho de que los empleados conozcan todos los productos, facetas, etc. de la empresa conlleva que sientan mayor vinculación con la compañía.
  • Expectativas de futuro. En época de crisis, incentivar a los trabajadores con planes a largo plazo dentro de la compañía se ha convertido en una de las mayores motivaciones. Nada los motivará más que saber que la empresa cuenta con ellos, con su trabajo y que pueden escalar posiciones dentro del organigrama. Es una de las formas más directas de reconocer el trabajo de los empleados. Además, la formación gracias a cursos internos, etc. por parte de la empresa está percibida como una manera de apostar por el trabajador.
  • Interés por su vida. Es recomendable dedicar tiempo para conocer qué piensan tus empleados, su vida personal, etc. Los trabajadores valoran mucho que los altos cargos se preocupen por su día a día. Además, también a nivel corporativo pueden ofrecer ideas que pueden beneficiar a la compañía.