Muchos propietarios de pequeñas empresas saben bien por dónde entra el dinero, pero no tienen tan claro por dónde sale. Esto puede tener un impacto muy significativo sobre el flujo de caja de la empresa. Es importante revisar los gastos regularmente, todos los trimestres si es posible, a fin de buscar formas de ahorrar dinero.

Recomendaciones generales para el ahorro en tu empresa:

1.- Enfoca tus esfuerzos promocionales en lo que sí funciona: Tal vez has estado realizando acciones promocionales que no surten efecto. Prueba alternativas no costosas, explora e involúcrate en las redes sociales y sácales provecho para darte a conocer.

2.- Contrata asesores externos: Si tu empresa es mediana o grande, contratar asesores te compensará, evitarás la carga de gastos de capacitación y contratación y pagarás por los resultados conseguidos.

3.- Viaja solo lo indispensable: Si no es necesario, no viajes por negocios. Gasolina, comidas, gastos imprevistos, en lugar de esto aprovecha la tecnología lo más posible, intenta por ejemplo realizar video-conferencias. 

4.- Reduce los gastos básicos: Ahorra en las facturas de agua, luz y teléfono siguiendo un plan mensual. Compara el servicio que tienes contratado con el que ofrecen otras empresas y negocia algún ahorro con ellas, o cámbiate si otras te ofrecen algo mejor.

5.- Utiliza marcas genéricas. Sobre todo en consumibles como la tinta, discos compactos, dvd´s, etc. Podrás ahorrar dinero aunque debes tener cuidado con la calidad.

6.- No te “cases” con un solo proveedor: Al menos una vez por semestre controla las facturas y los gastos que estás haciendo, pide cotizaciones a los competidores y de ser posible negocia condiciones, servicios y mejores precios por permanecer con tus proveedores actuales.

7.- Aprovecha la tecnología. Envía más mails a tus trabajadores en vez de llamarles por teléfono, realiza videoconferencias en lugar de engorrosas reuniones en las que debas desplazarte. Esto te ayuda a ahorrar tiempo y recursos.

8.- De ser posible comparte gastos con otras empresas: En otros países es una tendencia compartir oficinas con otros negocios y crear alianzas estratégicas con ellos.

9.- Ante la oportunidad no titubees. Si una oportunidad se presenta y tienes dinero, ¡compra!, de ser posible de contado para evitar pagar intereses. Si no tienes dinero, renta el producto y/o servicio.

10.- Involucra a tu personal. Crea conciencia entre  tus colaboradores de que la pérdida de tiempo afecta a todo el negocio. Crea una cultura productiva e incentiva las iniciativas que ellos tengan para ahorrar insumos en el negocio.

Viáticos, impresiones, tarjetas de presentación, papelería, cafetería, insumos de limpieza, mensajería, comidas, regalos corporativos y todo lo que se requiere en una empresa son algunos costos de operación que se encuentran esparcidos en diversas áreas. Por lo tanto, asegúrate de que el dinero se utilice correctamente, sobre todo, en las áreas relacionadas con el funcionamiento de tu negocio en donde no se registran ingresos, sino sólo egresos, como administración, seguridad, logística, telecomunicaciones y recursos humanos.

La reducción de gastos tiene como objetivo final maximizar recursos y lograr mayor eficiencia en una empresa.

Fuentes: altonivel.com.mx, corporativopad.com