Visitar un consultorio médico, salvo que sea por simple control no suele ser una tarea agradable para el común de las personas, por lo que una buena decoración ayudará a que tus pacientes se sientan mejor y más relajados.

La decoración puede variar de acuerdo a la especialidad médica, pero en la siguiente nota daremos algunas recomendaciones generales para que tu espacio sea atractivo y atraigas cada vez más pacientes.

Recepción

Los empleados de esta área deben contar con un espacio de trabajo funcional, incluyendo un escritorio amplio, archivos, computadora  y equipo relevante. La recepción es lo primero que el paciente ve y es el corazón de la oficina. Comienza con el escritorio, los pacientes odian esperar pero es inevitable por el papeleo necesario previo a la consulta, por eso la recepción debe dar una bienvenida agradable al paciente y ser el punto focal desde el ingreso.

Escoje muebles cómodos y accesorios para esta área, porque esto hará que no aumente la ansiedad de los pacientes mientras esperan.  Las sillas contemporáneas de recepción dan una apariencia estilizada y sensación confort; asegúrate de espaciarlas por el área. Colócalas por grupos, esto permitirá una sensación más acogedora que las sillas en fila contra la pared. Finalmente, acomoda mesas, revistas y plantas de piso por todo el espacio para añadir profundidad y calidez.

Para los últimos toques de tu recepción, añade ilustraciones enmarcadas en tonos suaves que complementen el estilo de la habitación. Añade cortinas, paños o persianas en las ventanas para mejorar la sensación de calidez. El alfombrado mantendrá el sonido bajo, pero utiliza los patrones con criterio y asegúrate que no haya bordes elevados en los que los pacientes puedan tropezarse.

Ofrece cantidad y variedad de materiales de lectura, exhibidos de manera conveniente. Si ofreces solo material médico de lectura puede hacer que la gente se sienta más enferma. Los suelos y muebles antibacteriales o antimicrobianos y pinturas no tóxicas especiales, así como otros materiales, pueden usarse en las salas de espera para mejorar la calidad del aire y disminuir la cantidad de toxinas presentes.

Mobiliario

El mobiliario le dice al paciente acerca de tu práctica -de su éxito y la calidad en general- por lo que debes gastar sabiamente.  Elige sillas acolchadas cómodas y de alta calidad para tus pacientes. Evita sillas duras de plástico conseguidas en la mesa de ofertas y  procura que sea mobiliario resistente al desgaste del uso diario.

Cuando pienses en decorar tu consultorio, uno de los aspectos más importantes a considerar es el espacio disponible. Los muebles, accesorios y otros elementos decorativos deben corresponder al tamaño del consultorio.

Los muebles y colores deberían ser neutros, de fácil mantenimiento  para no alojar microbios. Es aconsejable  remodelar la clínica cada cierto tiempo, el interior de un consultorio debe estar al día, pero no demasiado. Una clínica anticuada puede dar la impresión de un médico no actualizado en la práctica de su profesión, aspecto que los pacientes no desean asociar a ningún aspecto del cuidado de su salud.

Cada ambiente, desde la recepción y el área de espera hasta el área de la consulta médica, necesitan fluir en armonía una con la otra.