Crearon en 1995 el primer sitio en internet de la provincia y desde ese momento han ideado exitosos proyectos digitales. Hoy, inversores de Silicon Valley siguen atentos su última aventura on line. En esta nota explican su secreto para triunfar en la Red.

Es el viaje soñado de cualquier nerd. Mariano Soler lo hace cada año en junio: asiste al mayor evento de marketing on line del mundo, el SMX de Google, en el corazón de Silicon Valley; también camina las calles de Seattle (cuna de compañías como Amazon y Microsoft ) y termina en Palo Alto y Mountain View, donde mantiene reuniones en Google y Facebook con ejecutivos y programadores de estos gigantes informáticos.

Dice que sólo sale a enterarse qué es lo que viene. Su mirada delata sus verdaderas intenciones: como aquel niño que planea un viaje a Disneylandia, a Mariano lo mueve la pasión y las ganas de seguir descubriendo un mundo fascinante: el de las nuevas tecnologías.

Es emprendedor por definición. Fue pionero en internet en su pueblo chico (fundó en 1995 Aconcagua.com.ar) y luego junto a su hermano mellizo Ramiro, se convirtieron en los primeros mendocinos que lograron llamar la atención de esa meca de la tecnología que es Silicon Valley, en California.

Hace pocos días su última creación en la web fue elegida entre 400 proyectos de internet y recibió apoyo e inversión de NXTPLabs, aceleradora financiada por The Multilateral Investment Fund. Además, presentan este 27 de junio ese proyecto, GuiaLocal, en el marco de las conferencias de Red Innova, en Buenos Aires.

“Cuando empecé no tenía ni idea de qué era eso que llamaban internet -recuerda Mariano-. Vi un aviso en la revista Apertura sobre un sitio web. Algo me hizo pensar que esa triple w era la puerta hacia el futuro”.

A mediados de los ’90, cuando el joven Soler se topaba con las primeras informaciones sobre el nuevo medio, sólo había 200 o 300 mendocinos en línea. El “estar on line” parecía más un juguete de nerds que la herramienta todopoderosa que es hoy.

“Nuestro primer website nos marcó. Recuerdo que hicimos Aconcagua.com.ar pensando que debíamos crear algo en la red de redes por lo cual el mundo entero se interesara en nosotros. Pero desde un comienzo lo planteamos como una forma de comunicación, más allá del negocio. En el sitio se formó un intenso foro de andinistas, repleto de proveedores turísticos e instructores, con las visitas suficientes como para generar un interesante polo publicitario”, recuerdan los ‘mellizos.com’ en un café céntrico de Mendoza, horas antes de que Soler partiera al aeropuerto.

Aquella primera aventura tecnológica sirvió para, por ejemplo, encontrar al bisnieto de quien hiciera cumbre por primera vez en el “techo de América”, David Zurbriggen, en el centenario de la primera ascensión. Para esa fecha, en el ’97, lo contactaron y lo trajeron, pero el heredero no pudo hacer cumbre. “Se apunó antes de llegar”, recuerdan sonriendo.

“Yo todavía no entraba en el mundillo de internet -retoma Ramiro-. De hecho, mi hermano vendió a los meses Aconcagua.com.ar para pagarse los estudios en la prestigiosa Universidad de California, Berkeley, Estados Unidos. Y por esos años, yo también estudié marketing, pero en la Universidad Católica de Chile”.

Cuando ambos se reencontraron en Mendoza, sabían que debían trabajar juntos, que era posible volver a encarar otra excursión en el aún incipiente mundo de internet, y que tanto la experiencia de Mariano en los Estados Unidos, como la de Ramiro tras la cordillera, eran las suficientes para caer en la cuenta de que el mundo era más chico que nunca. “Lo que pasa es que los mendocinos todavía no nos dábamos cuenta”, señalan.

Mariano y Ramiro compraron el dominio Mendoza.com.ar, el primero de una serie de nombres de ciudades en internet, como buenosaires.com.ar, santiagodechile.com o acapulco.com.mx, que luego conformarían la empresa Ciudades.com. Fueron portales y luego, sitios de reservaciones de hoteles en línea.

“Ese era el mensaje: desde nuestra ciudad podíamos vender perfectamente paquetes turísticos para México.com.mx, que era nuestra, por ejemplo. Si vos tenés imaginación, capacidad de adaptación y voluntad, el mundo no reconoce límites”, asiente Ramiro.

Y así fue como los Soler, junto con importantes socios, conformaron una red de websites a través de las cuales miles de ciudadanos de todo el mundo reservaban hoteles y servicios. Los roles estuvieron siempre claros: Ramiro gerencia, administra, sigue prolijamente los negocios. Mariano, inquieto, genera o busca nuevas ideas, expande. “Y vuelvo loco a mi hermano”, dice este último.

En el medio del café, los mellizos se “pelean” graciosamente, enciman anécdotas y se ponen de acuerdo, casi todo al mismo tiempo. “Cuando comenzamos a operar en Norteamérica, por ejemplo, los mexicanos que querían reservar un hotel llamaban a un número local en el Distrito Federal, en México, de voz IP que sonaba en Mendoza. Allí atendía un empleado nuestro, mendocino, que debía ¡poner voz y acento mexicano! Era muy gracioso”, rememoran entre risas.

La burbuja de internet del 2000 no los amedrentó; cuando muchos “aficionados” a la internet del mundo salieron a vender sus activos y se mudaron a otro rubro más estable, los hermanos supieron aguantar la crisis. Luego, llegó el 2001 y nuestra propia burbuja celeste y blanca. “Eso también pasó. Nosotros teníamos en claro que todo volvería a su lugar”, recuerda Ramiro.

Ciudades.com siguió creciendo… y en 2007 sucedió lo que ellos nunca siquiera imaginaron. Ni aun cuando jugaban de chicos, vestidos iguales (de hecho participaron así de la saga publicitaria “Los cachorros del Sportman”), a conquistar lejanos destinos, triunfar y hacerlo cerca de casa.

En definitiva, en aquel año un gigante suramericano llamado Despegar.com compró Ciudades.com, en la primera operación de adquisición de un sitio on line de nuestra provincia, dejando a sus socios -inversores originales- absolutamente satisfechos, y a los Soler más que orgullosos del logro.

“En Despegar eran especialistas en vender vuelos y nosotros teníamos el know how de hoteles, además de haber sabido posicionar nuestros websites, con altísima cantidad de visitas. De allí el interés”, recuerda Ramiro, quien sigue siendo parte de Despegar.com como ejecutivo.

Mariano Soler, por su cuenta, co-fundó y lidera GuiaLocal.com, una creación también mendocina que hoy es visitada por 7 millones de personas mensualmente, y que recibió el apoyo del club de business angels del IAE de la Universidad Austral, además del voto de confianza de los inversores originales de Ciudades.com, que volvieron a confiar en el olfato y la ejecución de los Soler.

“Hay una diferencia muy grande entre el empresario y el emprendedor -detalla Mariano-. Al último lo mueve más la aventura y la innovación y creación de valor desde cero, que las grandes estructuras u organizaciones. Creo que ambos nos sentimos mejor en crear e iniciar . Yo necesito ser desafiado por nuevas ideas para divertirme en lo que hago. Creo que esa es la mejor definición del emprendedor”.

gal-537755

 

Fuente: Diario Los Andes